Resulta que ayer fui a la peluqueria, algo que hago 2 veces al año, no me gusta perder tiempo ahi, pero este pelo ya no daba mas.
El tema es que estoy saludando a las peluqueras que conozco hace muuuucho porque es la peluqueria de Georgina ( y de nuestra presidenta electa!, pero ella fue despues que yo, jaja) y una clienta me dice “vos tenes un blog???”. Por supuesto que me sorprendí y me puse un poco colorada. Me dijo que siempre lo leia, que le encantaba, etc, etc. Resultó ser otra bloggera, pueden creer? Dos bloggeras que no se conocen, una vive en Londres, otra en Buenos Aires, se encuentran en una peluqueria fashioneta de Recoleta! (con versito, eh!). Yo no entiendo nada. Me dio un poco de pudor encontrarme con alguien que sabia todo de mi y yo nada de ella. Entendí un poco (salvando las distancias, por favor sepan entender lo que digo) cuando los actores dicen eso de que es raro ser famoso y que la gente te conozca, hay que tener mucha cara para bancarse (me imagino) a toda una poblacion saludandote, queriendo una foto, preguntando cosas, desmintiendo rumores.
Por suerte, todavia no llegué a tanto pero no me digan que la situacion no deja de ser curiosa.

Anuncios